Actualidad

Aplanamiento de la curva: ¿Qué es?

/
Aplanamiento de la curva: ¿Qué es?

El aplanamiento de la curva no consiste en reducir necesariamente el total de infectados sino de distribuirlos en el tiempo para permitir luchar contra la epidemia con mayor efectividad.

Querer “aplanar la curva” es hacer pequeñas cosas necesarias para detener la propagación del virus que causa el COVID-19.

La curva se refiere a algo llamado curva epi o curvas epidémicas: es una línea gráfica que registra el aumento, el pico y la caída de las infecciones existentes a lo largo del tiempo.

¿Qué es una epi curva y como puede ayudar en una epidemia?

De acuerdo con el North Carolina Center for Public Health Preparedness, una curva es “una representación gráfica del número de casos epidémicos de acuerdo a la fecha de la aparición de la enfermedad”. Es útil porque ésta puede proveer información de:

  • Patrón de propagación de la epidemia
  • Magnitud
  • Casos aislados
  • Tendencia en el tiempo
  • Período de exposición y/o incubación de la enfermedad

Asimismo, el concepto de aplanamiento de la curva es algo sencillo. Un ejemplo sería, si toda la población se enfermara al mismo tiempo, los hospitales estarían saturados y las personas morirán sin tratamiento. Sin embargo, si todos hacemos lo que podemos para evitar la propagación del virus y “aplanar” esos casos o números de infección en un día determinado, los hospitales tendrán una mejor oportunidad de brindar a todos los pacientes la ayuda que necesitan durante un período de tiempo más largo.

Es decir, la curva de contagios tendrá una variación en función de las medidas que se tomen, ya sea de manera personal o con las intervenciones de salud pública, en cuanto a la capacitación y capacidad del sistema sanitario de cada país.

Al principio, el número de casos susceptibles es alto, así como el número de infectados aumenta con rapidez. Sin embargo, conforme pasa el tiempo, esos números van disminuyendo (en el caso del coronavirus es porque se han curado, se han inmunizado o han fallecido).

De acuerdo con un artículo de The Conversation se le denomina límite de densidad al número mínimo de individuos necesario para continuar la enfermedad. Una vez alcanzado el patógeno ya no puede transmitirse con tanta eficacia en la población y disminuye el número de casos.

¿De qué depende que esa curva se tan alta o se mueva rápido?

Entre muchos factores, depende de que tan transmisible es un virus y si la población es más o menos susceptible de infectarse.

Por citar otro ejemplo, en casos como Italia, un factor que afecta la tasa de mortalidad del país a causa del COVID19 puede ser la edad de su población: ya que es la más longeva de Europa, con alrededor del 23% de los residentes de 65 años o más.

Este nuevo brote de coronavirus es muy transmisible y, al ser nuevo, la población no ha tenido contacto previo con él, no tienen inmunidad y, en principio, todos somos susceptibles de enfermarse.

Sin embargo, aquellos que son más vulnerables son personas mayores o con un sistema inmune débil a causa de varias enfermedades.

En estos momentos es inevitable hacer que la gente se infecte, pero sí se puede retrasar y reducir el pico de la epidemia.

Para eso, hay medidas de contención que se aplican en los primeros días de la curva. Es cuando tienes pocos focos y muy localizados, sabes cómo se han infectado, puedes diagnosticar y aislar al infectado y hacer un seguimiento a la gente que ha estado en contacto con esa persona y ponerlos en cuarentena.

10 consejos básicos para frenar la curva

  • Que no cunda el pánico, estar alerta no es alarma.
  • Lavarse las manos con frecuencia (y después de estornudar y toser).
  • Ejerza el distanciamiento social: no de besos, abrazos, saludos de mano.
  • No acudir a sitios con mucha gente: eventos culturales, deportivos y de entretenimiento.
  • Evitar viajar si no es imprescindible. Reducir viajes en transporte público.
  • En caso de poder, reducir reuniones y trabajar desde casa.
  • En caso de tener algún síntoma, quedarse en casa y comunicarse con los números indicados para ello.
  • No ir a hospitales si no es absolutamente imprescindible.
  • Cuidar y proteger especialmente a las personas más vulnerables, con patologías previas y mayores de edad.

La vacuna

Los expertos advierten de que se necesita al menos un año para tener una solución que frene la epidemia.

Las dos vacunas que están más avanzadas son las que están desarrollando China y Estados Unidos. El país asiático anunció que ha acelerado en la carrera por ser el primer país en encontrar un remedio para la Covid-19. El Ministerio de Defensa ha confirmado por medio de un comunicado que su primer prototipo de vacuna contra el coronavirus ya está listo para realizar ensayos clínicos. Este proyecto ha sido desarrollado por una empresa privada, CanSino Biologics, localizada en Tianjin, en colaboración con la Academia Militar de Ciencias Médicas. Los candidatos para las pruebas deben ser sujetos sanos, con edades comprendidas entre los 18 y los 60 años y no haber padecido la dolencia en el pasado. No obstante, aún en caso de que los ensayos fueran exitosos, la vacuna no estaría lista para su comercialización hasta dentro de un mínimo de 12 meses.

El equipo de investigación está liderado por el bioingeniero y comandante Chen Wei, quien comenzó a trabajar en el proyecto cuando él y su equipo llegaron a Wuhan, epicentro de la pandemia, a finales de enero. El resultado es una vacuna de subunidad, una fórmula de nueva generación que solo contiene ciertos antígenos específicos sin patógenos, por lo que es contemplada como más segura que las técnicas tradicionales.

Este anuncio llegó apenas un día después de que Estados Unidos comenzara la primera fase de los ensayos clínicos de su propia vacuna experimental. Se trata de un proyecto financiado por el Instituto Nacional de Salud y desarrollado por la biotecnológica Moderna. Este, a diferencia de la alternativa china, emplea una tecnología conocida como ARN mensajero (ARNm), la cual copia el código genético del virus en lugar de transmitir una versión atenuada del propio virus. Hasta la fecha, ninguna vacuna que emplee la fórmula ARNm ha sido aprobada para su uso en seres humanos. La vacuna consiste en dos pinchazos en el brazo (el segundo 28 días después de la primera dosis) y se espera que esté terminada en unas seis semanas.

China también cuenta con un prototipo de vacuna ARNm, al estilo estadounidense, realizado por el equipo del Centro Chino para el Control y Prevención de Enfermedades con la Universidad Tongji de Shanghái y la empresa Stermina. Esta alternativa está siendo testada en animales y se espera que alcance la fase clínica a mediados de abril. En el caso de los esfuerzos para frenar el coronavirus, hay parte del camino hecho por la investigación sobre virus como el MERS o el SARS, que son de la misma familia, pero hay cuestiones como las pruebas de seguridad que requieren tiempo para ver los efectos del nuevo fármaco. Donald Trump, se ha reunido con los ejecutivos de las principales farmacéuticas de EE UU, para tener una vacuna lista para las elecciones presidenciales que se celebrarán en noviembre. Pero eso es imposible, según apuntó Anthony Fauci, director del Instituto Nacional para las Alergias y las Enfermedades Infecciosas y apuntó que al menos sería necesario un año y medio para tener lista una vacuna.

Deja un comentario