Actualidad

Nüwa, la primera ciudad en Marte

/
Nüwa, la primera ciudad en Marte

Las recientes misiones a Marte y las intenciones de la humanidad sobre hacer pie en el planeta rojo han motivado la realización de este concepto de ciudad marciana, que podrá albergar hasta un millón de seres humanos.

El estudio de diseño y arquitectura español-estadounidense Abiboo ha liderado la idea de conceptualizar la primer ciudad autosuficiente y sostenible en Marte, que se llamará ‘Nüwa’ y forma parte de un exhaustivo trabajo científico para el concurso organizado por The Mars Society.

La visión de la primera ciudad en Marte fue desarrollada íntegramente por la red SONet, un equipo internacional de científicos y académicos liderados por el astrofísico Guillem Anglada, que encabezó el descubrimiento del exoplaneta Proxima-B.

Considerando las condiciones atmosféricas, Abiboo eligió el lado de un acantilado en Marte para construir una ciudad vertical, con el diseño y los sistemas de construcción como resultado de las duras condiciones del planeta.

«Si construyéramos los edificios como en la Tierra, los edificios tenderían a explotar por la presión», dice Alfredo Muñoz, fundador de la casa de diseño. «La radiación solar y gamma en Marte nos obligó a construir espacios que no están directamente expuestos al cielo».

‘Nüwa’: la primera ciudad en Marte

El diseño incluye cinco ciudades, con ‘Nüwa’ como eje del sistema y cada ciudad tiene capacidad para entre 200,000 y 250,000 personas y sigue la misma estrategia urbana.

Una estructura denominada ‘Abalos city‘, se encuentra en el polo norte para aprovechar el acceso al hielo, mientras que ‘Marineris city’, se ubicaría en el cañón más extenso del sistema solar y ambas pertenecen al modelo flexible y escalable que podría aplicarse fácilmente a muchas otras áreas de la superficie marciana.

Las ciudades restantes llevarán el nombre de ‘Fuxi City’ y ‘Ascraeus City’, las cuales llevan estructuras que protegen a los habitantes de la radiación en Marte, aseguran el acceso indirecto a la luz solar, protege a la primera ciudad marciana del impacto potencial de meteoritos.

Asimismo, resuelven la diferencia de presión atmosférica entre el interior y el exterior de los edificios, cuya configuración urbana considera, además, los sistemas de soporte vital, como la producción de alimentos, aire y agua.

Cómo sería la primera ciudad en Marte

‘Nüwa’ está compuesta por macroedificios que son excavaciones en el interior de la roca del acantilado; implementadas después de la construcción de túneles, modulares e incluyen locaciones residenciales y laborales, unidas entre sí por una red tridimensional de túneles.

Son una suerte de módulos de dos plantas, de forma tubular de 10 metros de diámetro y 60 metros de longitud, conformados por tres módulos residenciales y tres de trabajo, que ofrecen una oportunidad altamente flexible y escalable para combinar los programas de desarrollo según sea necesario.

Todos los módulos contienen áreas verdes y huertos urbanos con animales y cuerpos de agua diseñados para brindar bienestar físico y espacios para el arte.

Para crear una conexión emocional con la Tierra, el equipo de diseño ha incluido dos espacios naturales vastos, formados artificialmente, llamados ‘cúpulas verdes’: uno que permite la presencia humana y actúa como parque, y otro que incluye vegetación experimental en un entorno con un ambiente puramente marciano.

Al pie del acantilado, grandes pabellones diseñados con ‘piel translúcida’ ofrecen vistas de los paisajes de Marte y un espacio de interacción social en el valle, en tanto las cúpulas están protegidas de la radiación externa por grandes marquesinas.

En el mencionado valle, estructuras específicas albergan hospitales, escuelas y universidades, actividades deportivas y culturales, áreas comerciales y estaciones de tren que se comunican con el transbordador espacial.

Una montaña artificial creada con material adicional extraído de las excavaciones actúa como un marco visual para la ciudad y contiene sistemas de energía auxiliar, almacenamiento y estacionamiento para rovers y camiones.

Producción de agua, aire y alimentos

Un asentamiento humano en Marte también requiere estructuras para cumplir las funciones esenciales de producción de aire, agua y alimentos: en ‘Nüwa’ y sus ciudades adyacentes, todas las construcciones arquitectónicas incluyen aspectos de seguridad adicionales para regular la presión atmosférica interna y ofrecer zonas de refugio para casos de emergencia.

Los cultivos se llevarían adelante en módulos agrícolas con un entorno enriquecido con CO2, que no será respirable para los humanos. No obstante, las tareas operativas en estas instalaciones serán automatizadas.

Para aumentar la eficiencia de los cultivos, el equipo experto en astrobiología de SONet optó por un sistema hidropónico que requiere menos agua y espacio que otros métodos basados ​​en cultivos sobre el suelo.

En este sector también se completa la producción de algas, carne celular y bacterias para el procesamiento de residuos. Las áreas de cultivo de animales e insectos se han ubicado en el valle, cerca de las áreas comunales de la ciudad, ya que necesitan una atmósfera similar a la humana para vivir.

Movilidad

La movilidad dentro de la ciudad se realiza en sentido vertical a lo largo del acantilado a través de ascensores de alta velocidad. Además, un sistema de autobuses y trenes ligeros proporciona transporte horizontal dentro de la organización urbana.

Prevén la construcción de una red de estaciones de tren que conectará la ciudad con el aeropuerto espacial, ubicado en un cráter cercano y dentro de espacios presurizados a través de vehículos eléctricos.

Por su parte, la movilidad entre las diferentes ciudades marcianas ha sido resuelta mediante autobuses o trenes que viajarán por carreteras asfaltadas.

Vale decir que todos los materiales necesarios para la construcción de la ciudad se obtienen en Marte mediante el procesamiento de carbono y otros minerales.

Deja un comentario