Parece que el futuro de los videojuegos está en el cloud gaming, en donde marcas como Microsoft o Amazon ya han presentado sus propios servicios.