Desde que inició la pandemia y el distanciamiento social ha sido mandatorio, las empresas inmobiliarias han recurrido a nuevas soluciones tecnológicas que les permitan mantener la cercanía con sus clientes y continuar de manera digital los procedimientos para la compra-venta de propiedades.