El segundo diamante más grande de la historia será cortado, pulido y convertido en una colección de joyas de Louis Vuitton.