El metaverso ha encontrado su nuevo impulso a través de la tecnología blockchain y los NFT o Non-Fungible