La mayoría de las orquestas de nuestro país tienen un subsidio del gobierno, por lo tanto se ven sujetas a los fondos destinados para su subsistencia; otras tantas son parte de corporaciones particulares, universidades de renombre y algunas son independientes.