El aplanamiento de la curva no consiste en reducir necesariamente el total de infectados sino de distribuirlos en el tiempo para permitir luchar contra la epidemia con mayor efectividad.