Con el sueño de llevar el jamón a todo el mundo y con apenas 16 años Enrique Tomás abrió́ su primer puesto en un mercado de Badalona (Barcelona).