Se trata nada menos que del ingrediente botánico que está poniendo sobre las cuerdas al todopoderoso retinol.