Cada vez son más las firmas que inician políticas internas para reducir la contaminación y establecen estrategias que condicionan los materiales que emplean, el proceso de producción y el posible reciclaje de las propias prendas.