La concentración de las actividades productivas, sobre todo de la industria en la primera mitad del siglo XIX, tuvo efectos en el flujo de mercancías, transportes y personas a los principales centros industriales europeos.