Álvaro Villamar Calderón con 35 años, ha vivido rápidamente. De mente ágil, palabra fácil e espíritu inquieto.